Pamplona-Iruña y sus orquídeas urbanas

Fecha de publicación 2021-01-31
Actualización 2021-02-02 Identificación de Epipactis bugacensis

Nota preliminar:

Hay que recalcar que dos especies de este listado están incluidas en el catálogo de especies de protección de la comunidad. Una de ellas está en periodo de expansión y en no demasiado tiempo pasará a ser una especie frecuente, sin embargo, la otra está en recesión fundamentalmente por alteración de su hábitat: los bosques de ribera

Esto puede ser muy interesante para resaltarlo frente a los planes de actuación de las riberas, ya que no aparece en los informes que se están barajando y en algunos círculos no se considera a la vegetación del Arga en la zona de la Comarca de Pamplona con el valor naturalístico y paisajístico que le corresponde.

Pueden consultarse los listados de especies protegidas y de atención especial a nivel nacional o de comunidad Foral.

Para el estado:

https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/especies-proteccion-especial/ce-proteccion-listado.aspx

Para Navarra

http://www.lexnavarra.navarra.es/detalle.asp?r=52067


Serapias x todaroi híbrido de Serapias lingua y Serapias parviflora. Serapias es un género en el que la hibridación de especies es muy habitual, ya que muchos insectos las usan como refugio como se ve en la foto tras la lluvia nocturna. La foto es en Ansoain
2020 – 05 – 02

Los jardines y parterres urbanos son un refugio de la naturaleza en un entorno humanizado. En ellos, una parte importante la componen las plantas que son sembradas y plantadas por el equipo de jardinería. Sin embargo, con el paso del tiempo, las comunidades se ven enriquecidas por la aparición de otras especies del entorno, y también de otras que, sin tener un entorno asignado, se refugian en ellos; aferrándose a la oportunidad que les brindan estos espacios a los que además hay que añadir medianas, alcorques, incluso las juntas y grietas del pavimento o del asfalto.

Es difícil evaluar la diversidad de sus habitantes. No, no es que estén en lugares lejanos o recónditos, lo que pasa es que uno de los factores que más intervienen son los ciclos de siega, y su frecuencia afecta mucho a la forma de vida de sus moradores.

Cada 2-4 semanas las máquinas recortan todo lo que pueda sobrepasar unos pocos centímetros sobre el suelo. Y muchas plantas necesitan varios meses para completar sus ciclos vitales y madurar las semillas que serán la base de una nueva generación

Un conjunto particularmente llamativo de estas colonizadoras lo componen las orquídeas, Las orquídeas son uno de los tipos de plantas más fascinantes que existen. Conforman, dentro de los vegetales, el tercer grupo más numeroso, y aunque el grueso de sus representantes corresponda a las áreas tropicales, en Navarra estamos bien surtidos, ya que nuestras 83 especies conforman parte de las 120 del total ibérico. (Robles, Becerra, Babace) Ya quisieran en muchas regiones disfrutar de nuestra diversidad. Por eso, y por las particularidades que tienen que suceder para que puedan vivir, consideramos una buena aproximación indirecta de lo que las segadoras nos están ocultando.

Sin embargo, hay que pensar, que no todos los hábitats navarros están representados en la ciudad. Las altas montañas o los entornos acuáticos por ejemplo son algunos de los que las poseen en mucha variedad y que no pueden estar suficientemente reflejadas. Esto tiene una especial importancia debido a que las orquídeas no brotan de una semilla sin más.

Aunque no se ha podido dar con ella, parece extraño que Ophrys vasconica no aparezca en la ciudad.
Monte Ezkaba en Atarrabia 2012 – 05 – 09

La biología de las orquídeas de los jardines no difiere demasiado de la de sus compañeras campestres. Tienen fama de caprichosas ¡y no es para menos! Cada fruto genera una ingente cantidad de semillas desde unos pocos miles hasta millones de ellas. Como son microscópicas, apenas si contienen reservas para germinar, Por ello, necesitan de hongos simbiontes para que las acompañen a comenzar esta aventura. No obstante, esta dependencia durará toda su existencia. Una vez que la semilla ha encontrado su hongo, pueden pasar años antes de que llegue a florecer, encontrándonos con muchos fracasos en este proceso, Durante este tiempo, nuestra planta será una humilde roseta brillante a ras del suelo, apenas perceptible de lo que la rodea. No será todo esperar sin más, poco a poco bajo la roseta se van formando un bulbo que será la esperanza para la supervivencia hasta el año que viene. Así la mayoría de nuestras especies pasan los meses desde septiembre u octubre hasta mayo, camuflada entre el verde del jardín. Si todo va bien, cuando llegue su tiempo, saldrá una espiga que se alzará sobre la hierba y será cortada por la segadora antes de que haya podido florecer. El ciclo que impone el calendario de cortes no suele dejar tiempo a que florezca. Pero. De vez en cuando, ocurre el milagro y nos muestra la belleza de la que hacen gala.

No durará mucho. Las semanas necesarias no pueden resumirse en horas y la mayoría de las veces ni llegarán a ser fecundadas. En ocasiones, hay lugares marginales, en los que, por distintos motivos, vemos los frutos maduros, abiertos con sus escotaduras laterales, por las que entra el aire y arrastra las semillas a territorios lejanos y desconocidos.

Es importante recalcar que, aunque las orquídeas tienen bulbos, trasladarlos a otro lugar no es una buena idea, A parte de las consideraciones éticas, las orquídeas requieren de sus hongos simbiontes toda su vida, Los hongos no suelen llevar bien estos trasvases y no suelen sobrevivir más allá de uno o dos años.

Pero regresando a nuestros jardines, este año ha sido muy especial. El confinamiento ha trastocado mucho todas nuestras vidas. Las partes negativas fundamentalmente son las que todos conocemos. Sin embargo, a nivel botánico ha sido muy generosa. Muchos jardines se han visto sin apenas intervenciones humanas, y han podido mantenerse a su ritmo natural, siguiendo las plantas sus ciclos en función exclusiva de la meteorología. El que las plantas puedan liberarse de la tiranía del corte es bueno. Pero el que no hayamos podido comprobarlo nos entristece,

Para los que pudimos ir a trabajar, fue espectacular descubrir que los jardines son más ricos en especies de lo que pensábamos. La lástima es que no teníamos capacidad para hacer un seguimiento decente.
En general, las orquídeas de los jardines son gregarias, y varias especies se suelen acompañar con cierto sentido laxo. No es lo habitual que sólo tengamos una sola especie.

Sin embargo, esa era la idea más generalizada, la que las especies se encontraban solas salvo algunas excepciones. No hay tantos parterres con una sola especie, Lo habitual es la presencia de dos o tres. Aunque esta tregua nos ha dejado un panorama realmente sorprendente.
Usualmente, las especies encontradas tienen las características de ser frecuentes, y de habitar en las praderas.

Ya veis, un pequeño listado para que podáis disfrutar de un montón de naturaleza casi sin salir de casa, y pensad que esta relación está coja; seguro alguna se ha escapado y, por otro lado, la relación no es estática, y las especies pueden salir y entrar en ella en cualquier momento, sobre todo cuando sus poblaciones son pequeñas o muy localizadas.
Hay que señalar que todas las fotos, salvo las que se indique otra cosa, están tomadas en el espacio urbano de Iruña-Pamplona a menos de 10 m de una acera o, en su defecto, corredor peatonal

Anacamptis pyramidalis
Cephalanthera damasonium
Cephalanthera longifolia
Epipactis fageticola
Epipactis bugacensis
Himantoglossum hircinium
Himantoglossum robertianum
Listera ovata
Ophrys lupercalis
Ophrys lutea
Ophrys incubacea
Ophrys passionis
Ophrys riojana
Ophrys sphegodes
Ophrys apifera
Ophrys ficalhoana
Ophrys scolopax
Ophrys speculum
Orchis anthropophora
Orchis simia
Orchis purpurea
Orchis fragans
Orchis mascula
Serapias lingua
Serapias parviflora
Spirantes spiralis

Anacamptis pyramidalis. Orquídea piramidal
Es una de las más frecuentes y por su colorido y tamaño de las más llamativas. Forma poblaciones laxas pero con muchos individuos. Es también muy abundante en el campo.

Anacamptis pyramidalis
2018 -06 – 11

Cephalanthera damasonium.
Orquídea forestal que se refugia con frecuencia en los setos de carpes, donde las mayores poblaciones se encuentran. También acompañan a chopos blancos, arces y cerezos. A pesar de sus necesidades es relativamente abundante por sus grandes y laxas poblaciones.

Cephalanthera damasonium
2020 -04 – 14

Cephalanthera longifolia.
Otra especie de vocación forestal de tamaño medio grande que se deja ver en la ciudad muy de vez en cuando. Conocemos 3 poblaciones de entre 1-2 ejemplares. Sus hermosas flores blancas llaman la atención cuando se la deja crecer todo lo que puede, con lo que ocasionalmente es perseguida y cortada.

Cephalanthera longifolia
2020 -04 – 12

Epipactis fageticola.
Orquídea de vocación forestal asociada a los bosques de ribera. Es una especie de colores verdosos y de flores blanquecinas que a pesar de su tamaño medio no es especialmente llamativa. Se la encuentra en unas pocas poblaciones en la orilla del Arga en la Comarca de Pamplona. La foto pertenece a la población de Huarte, cortesía de M. Becerra.
Está registrada dentro del catálogo navarro de flora protegida.

Epipactis fageticola
2020 -06 – 16

Epipactis bugacensis .
Un curioso caso en nuestro entorno. Esta es una especie todavía no muy bien conocida, pero que sin embargo tenemos citas dentro de la ciudad. Comparte hábitat en los bosques de ribera. Aunque todavía no está en el catálogo de especies de protección especial, debería estarlo por su singularidad y rareza.
El esfuerzo y la dedicación de M. Becerra pudo identificarla a partir de unas fotos que dejan mucho que desear.
Gracias

.

Epipactis bugacensis
2017 -06 – 22

Himantoglossum hircinium. Orquídea lagarto.
Planta de gran tamaño y crecimiento lento, con lo que las segadoras se ceban con ellas.  Es muy abundante y cercana a las personas, por preferir hábitats de terrenos alterados por la actividad humana. Sin embargo, pocas veces podemos disfrutar de su floración, precisamente por los recortes de los jardines.

Himantoglossum hircinium
2016 -06 – 10

Himantoglossum robertianum.
Una de las orquídeas más raras que hay ahora en Navarra y que se encuentra en la ciudad. Como la anterior, son plantas muy grandes que pronto son víctimas de las segadoras. Se descubrió por casualidad durante la fase de regreso a la nueva normalidad. Se desconoce el tamaño de su población urbana. La foto no está tomada en la ciudad, si no en algún lugar de Navarra. Cortesía de M. Babace.
Está registrada dentro del catálogo navarro de flora protegida.

Himantoglossum robertianum
2017 -02 – 28

Listera ovata.
Es curioso lo de esta especie habitante de los pastos a gran altura. De vez en cuando, baja a zonas más bajas. En nuestra ciudad tenemos localizada una población de 3 ejemplares en un jardín bien regado a la sombra de los árboles. Fuera de aquí, hay un par de pequeñas poblaciones en la cuenca a algo más altura. De colores verdosos no es una planta que destaque del resto del parterre. Cortesía de M. Babace.

Listera ovata
2020 -05 – 05

Ophrys lupercalis.
Seguramente tendrá una de las poblaciones peor evaluadas. Florece en la primavera temprana y suele ser muy sensible al primer corte anual. Puede presentarse en grupos más o menos densos, aunque también hay ejemplares solitarios.

Ophrys lupercalis
2016 -03 – 28

Ophrys lutea. Orquídea amarilla.
Es una especie de la que no teníamos muchas referencias, pero podría ser más abundante de lo que aparenta. Prefiere situaciones más secas que otras especies con lo que es más habitual en jardines con menos riego. Suele encontrarse en grupos a veces numerosos y densos.

Ophrys lutea
2019 -05 – 06

Ophrys vasconica.
Muy parecida a O. lupercalis, comparten hábitats y formas de vida. Es un poco más tardía en su floración. A pesar de ser frecuente en los alrededores y no ser muy exigente en sus condiciones no se la ha encontrado en la ciudad.

Ophrys incubacea.
Pertenece al grupo de las llamadas “flores de araña”, ya que parece que tiene una dentro. No es un grupo fácil, pero puede distinguirse por su aspecto más oscuro y por ser más peluda que la siguiente. Es rara en la ciudad y en el campo. Conocemos un precioso ejemplar en el parque del mundo.

Ophrys incubacea
2017 -05 – 08

Ophrys passionis.
También es más oscura que sphegodes, pero no tan pelosa como incubacea. Es mucho más común que la anterior, aunque solo está presente de vez en cuando

Ophrys passionis
2019 -05 – 09

Ophrys riojana.
Perteneciente al grupo de flores de araña. Se la identifica por su diseño más sencillo. Es una especie que nos ha tocado ver más en la ciudad que en el campo. No es una especie de las corrientes.

Ophrys riojana
2020 -05 – 05

Ophrys sphegodes. Orquídea araña.
Esta especie es muy común y acomodadiza, y muy variable en sus formas. Prefiere los céspedes soleados. Es una de las orquídeas más abundantes en la ciudad.

Ophrys sphegodes
2020 -04 – 23

Ophrys apifera. Orquídea abeja.
Este grupo es conocido con el nombre de “flores de abeja” o “flores de avispa” porque recuerdan (a veces más imaginativamente que otras) a este tipo de insectos. Se suele presentar en poblaciones a veces densas en los jardines en los que se encuentra.

Ophrys apifera
2019 -05 – 13

Ophrys ficalhoana. Orquídea avispa.
Es la que menos neta es la “abeja”. Su distribución es algo particular. En el campo es de las frecuentes, sin embargo, no lo es tanto en los jardines. Suele presentarse de forma de individuos aislados en unos pocos jardines. Es posible que sea más habitual de lo que pensamos.

Ophrys ficalhoana
2019 -04 – 17

Ophrys scolopax. Orquídea avispa.
Pertenece a un grupo complicado dentro de las flores de avispa, con lo que no es descartable que se hayan pasado por alto. No es muy habitual en los jardines.

Ophrys scolopax
2019 -05 – 08

Ophrys speculum. Orquídea espejo.
Si hace un par de años se hubiera escrito este texto se hubiera dicho que es una especie rara en la ciudad. En el campo es muy irregular en su floración. Pero los ejemplares urbanos son puntuales a su cita. Es uno de los grandes descubrimientos del confinamiento.

Ophrys speculum
2017 -04 – 08

Orchis anthropophora. Hombrecillos ahorcados.
Orquídea abundante en los herbazales urbanos y silvestres.  Su color, basado en el verde, hace que no sea una orquídea del gran público, ya que localizarla no es sencillo y su colorido no suele colmar las expectativas que se le suponen a la familia. Es acomodadiza, pero últimamente parece que su número se va replegando. Suele encontrarse en poblaciones. Este grupo de flores tienen cierto parecido a monigotes humanos.

Orchis anthropophora
2020-04 – 23

Orchis simia. Orquídea simia.
Esta es otra de esas que conocemos más ejemplares en jardines que en el campo. Puede ser de un tamaño grande lo que le da una gran espectacularidad. Conocemos 3 poblaciones y son de ejemplares aislados o muy separados. La foto corresponde a Barañain.

Orchis simia
2020 -04 – 25

Orchis purpurea. Orquídea dama.
Es una planta de tamaño mediano a grande, aunque en la ciudad no se le permite llegar tanto. Es, sin duda una de las especies más bellas de nuestro entorno. Suele formar grupos en prados y tiene cierta preferencia por los jardines periféricos.

Orchis purpurea
2019 -04 – 25

Orchis fragans.
Suele salpicar los parterres aquí y allá, no demasiado abundante, ni rara. Prefiere los jardines algo más secos.

Orchis fragans
2020 -05 – 04

Orchis mascula. Satiricón
Orquídea que puede llegar a tener un tamaño grande, fuertemente coloreada, con una espiga llena de flores grandes, densa y muy llamativa por su color vinoso. En el campo que nos rodea, prefiere los prados húmedos. Es rara en la ciudad, aunque podría ser algo más frecuente, ya que, al ser una orquídea de gran tamaño necesitaría de más tiempo para mostrarse florecida. Fue vista una vez en las proximidades del cruce de Pio XII y Baja Navarra, y aunque hace tiempo que no la vemos y es poco probable que sobreviviera a la remodelación del cruce, no es tan descabellado pensar que nos aguarden más ejemplares, ya que se la encuentra con relativa frecuencia en los montes de los alrededores. La foto corresponde a Ezkidi.

Orchis mascula
2017 -04 – 23

Serapias lingua.
Sin duda, la más abundante de todas. Es muy raro el jardín en el que, si hay algún tipo de orquídea, no esté presente. Bebido a la forma de su raíz, puede encontrarse en grupos grandes y densos, aunque su tamaño pequeño y su coloración, con frecuencia apagada, la hacen poco visible.

Serapias lingua
2019 -05 – 08

Serapias parviflora.
Especie muy afín a la anterior, con la que hibrida y con híbridos localizados en zona urbana. Sus tallos más gruesos y su flor pequeña pasan bastante desapercibidas en la hierba. Suele acompañar a la anterior, pero claro, lingua está en todas partes…

Serapias lingua
2020 -04 – 23

Spirantes spiralis.
Nuestra única orquídea otoñal, puede llegar a formar densas poblaciones, aunque es más fácil verlas en pequeños grupos. Es una especie que se acomoda bien mientras la hierba no sea muy alta. Su tamaño pequeño y lo diminuto de sus flores no la hacen muy llamativa.

Spirantes spiralis
2019 -09 – 16

Cuando hace ya unos años vimos la primera orquídea en la mediana de una calle, no entraba en nuestra imaginación. Una planta enorme y de una gran belleza asomaba al mundo desde un lugar poco propicio: la mediana de una de las arterias circulatorias de la ciudad. Poco más supimos de ella, el cambio de hábitos, pero sobre todo la ignorancia, la nuestra, nos hizo olvidar el descubrimiento.

Y tuvieron que pasar los años, y conocer a mucha gente para darnos cuenta de que vivimos en un paraíso vegetal… y nos conformamos con pasar la segadora.

4 comentarios sobre “Pamplona-Iruña y sus orquídeas urbanas

  1. El año pasado dejamos una banda sin segar en el jardin de peritos de Villava y florecieron Ophrys speculum e Himantoglossun hircinium. Este año se repetira la experiencla.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Juab Antonio, sabemos que hay muchas personas que trabajais en jardinería que apreciáis la flora silvestre en vuestro ámbito,
      Estáis invitados a repetir la experiencia en todos aquellos lugares en los que se pueda.
      Siempre es un placer comprobar el esfuerzo que, en la medida de vuestras posibilidades, realizáis, incluso rozando la “insurrección”.
      Un saludo y a por otra primavera bien estruendosa

      Me gusta

  2. hola! solo añadir que, al igual que Juan Antonio, los jardineros encargados de la mediana de la ronda de Burlada el año pasado “salvaron” un grupo de ¿Himantoglossun hircinium? y este año ya he visto la zona sin cortar, así que con un poco de suerte volvemos a disfrutarlas. Me ha encantado el artículo, solo que me quedo con la inmensa curiosidad de saber los enclaves exactos de la orquideas de Pamplona, aunque entiendo que haya que preservarlas. Enhorabuena y un Saludo desde Ansoain.

    Me gusta

    1. Con casi un mes de retraso te respondo, pues precisamente, la orilla d ela variante de Ansoain es un lugar especialmente indicado para acercarse a este mundo y en ella se encuentran algunas de las orquídeas más llamativas de la ciudad como la Orchis simia o la Cephalanthera longifolia, hasta un total de unas 12 especies.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: